¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

6 may. 2012

No es bueno quererse tanto.

No es bueno quererse tanto.
No es bueno quererse, y entre tanto,
vagar los lodos y pisar los fangos.
No es querer cuando hay otra persona en la que estás pensando.

No es bueno quererse tanto.
No es real quererse tanto,
porque el tiempo dice secretos a cada momento.
Y no creérselos, generalmente duele.

¿Dónde terminará vuestro bien, y empezará mi mal?
Si ante el tiempo carmesí no queda más que remar,
si ante el diluvio de vuestras lecciones sólo os veo llorar.
No es bueno quererse tanto, porque tanto no es verdad.

No quedará, no quedarán, momentos sin castigo.
No quedarán jamás, no, nunca más.
Y a cada segundo me hundo un paso más,
las manillas del reloj comenzarán a tiritar a cada nuevo tic-tac.

Tic-tac, tic-tac, tic-tac; y ya nada es real.
No es bueno quererse tanto,
porque no suele ser real.
Porque el tiempo dice más de lo que quieres escuchar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario