¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

31 dic. 2009

¡Feliz 2010!

No quería despedirme sin decir adiós.
Me parecía una falta de respeto,
una falta de valores...

Tanto me ha hecho vivir, tanto he aprendido con él.
Me ha enseñado la amistad, me ha enseñado el amor.
Me ha hecho levantarme, me empujó y caí...

Me ha hecho más fuerte, más consciente de mí.
Me ha devuelto la poesía, triste, pero poesía.
Me ha devuelto la sonrisa...

Tambien se lleva, cada día que me tocó jugar.
Bajar, entrenar, subir, quedar.
Tambien se lleva gente, que yo siempre llevaré en mi corazón.

Se lleva el pasado, por fin, se lo llevan.
Me ha hecho volver a ser yo, a gritar cuando llueve,
con una lágrima en la mano, adiós, dos mil nueve.


¡Feliz 2010!

Puedo arrancarte una sonrisa si quiero.

Remausterizo tu corazón si quieres,
lo despierto, soy capaz.
Te pongo alas si quieres, te desentierro y bailamos,
lo haré, sabes que soy capaz.

Tengo esa llave que a pocos otorgastes,
para abrir tu puerta cuando quiera.
Puedo arrancarte una sonrisa si quiero,
no me preocupa lo que opine el cielo.

Quien nos vigile, que se sorprenda.
No queda otra verdad,
asentir con la cabeza y aplaudir.


Ya no quiero reprimendas,
se te acaba la veracidad,
no tienes argumentos, para no hacerte feliz...

Lo mismo la perdí.

Cuando cae la noche y no hay derroche,
se convierte el vivir en un reproche.
El tiempo agudiza su oído, para escucharme reir.
Le da envidia tanta pasión...

Rompo mi garganta, con tal de hablarte.
No lo dudes, contigo hasta la victoria.
Viviré el momento, por si acaso el tiempo se termina,
antes de lo esperado.

¿Quien no se cansó de descansar? Necesidad unánime de volar.
Siento que me quemo, la noche incandestente me confunde.
El humo que aciega mis mejillas, es el mismo que apremia a mis pies.
Unas cuentas perfectas junto a ti.

De sensatos andamos escasos, vuelva mañana a por su corazón,
que hoy no estoy para encargos, estoy a ver si el mio busco yo.
¿Dónde estará la blanca paloma? Hace tiempo que no la veo por aquí.
¿Dónde quedó la amarga rosa? Lo mismo tambien la perdí...

30 dic. 2009

Universo.

El reloj empezó a funcionar, en la hora he instante cero.
Tic-tac, y todo apareció.
Nadie me lo explica mejor,
deberé quedarme con esa explicación.

Y como mi corazón se expande
con cada latido, tambien se expande el universo.
Tic-tac, si parar, sin cesar.
Se agranda, cada vez más rápido... se hará inmenso...

El Sol la derritió.

Libertad de movimientos, no me deja respirar.
Si muevo lento quiero, por lo menos poder andar.
Si aguanto este sufrimiento, es por la esperanza de estar aquí,
para cuando llueva, mojarme...

Si cada gota que cae, supera la anterior.
Cada verso que me atraé, hacia tu triste maldición,
no es más, que el beso que robé de tu corazón.
Malechor experimentado en desamores...

Un cetro, un globo, que me acurruque en tu oído,
mas no le oígo... o paso de escuchar, no sé.
Ya me cansé de esperar, desesperar cada gen, que observa
en el Edén, no tocaré a Eva tranquilo, no es mi tipo.

Y lloré, juro que lloré. No se por que más quise llorar.
Y mirar a la Luna, quietecita en su balcón,
de azucar terrón, que el Sol derrite.
Y esparcirá sus cachos por mi habitación...

¿Por qué?

¿Por qué? ¿Quien era yo para saber?
El amor no tiene límites, solo los que le ponemos.
¿Por qué?¿Que hice yo para ver?
Acaso el amor es cosa de uno...

Tiempo que pasé maldiciendo a escondidas,
el dolor u amargura del que siente y no padece,
el que sufre y llora, se hace el incosciente,
¿en que mente cabe señores?

La están destrozando, ¿no lo ven?
¿Ya nadie creé? Gritemos pues.
Nos dío la vida, llorando, como llora una madre,
cuando su hijo se descarrila.

¿Por qué?¿Que hizo ella para sufrir?
Como podemos ser así...
¿Por qué?¿Quien fue el causante?
En su empeño constante, de todo hundir...

Secó el mar, de llantos que quiso llorar,
rompió montañas, cada mañana su alma
llora, en la soledad, no queda rincón por donde correr.
Ya no quedan parques, ni un triste ciprés.

Si hacen falta dos, para combatir,
¿por que destrozamos donde nos tocó vivir?
Que no lo ves, que no lo crees,
eres ciego pues, eres tonto pues.

¿Por qué?¿Quien hizo el qué?
Ahora no ves, como me caigo...
¿Por qué?¿Abrigo de piel?
¿Es la piel de tus hermanos?

La raza superior, pues será en altura.
Somos los únicos que tropezamos para levantarnos,
los animales ya nacen de pie.
Que no se nos llame seres, por favor.

Me repugna la sociedad existente.
Tu estás loco, si eres diferente.
Como robots nos hacercamos a la muerte,
sin más camino que el que marque la gente.

Si matas a veinticinco personas, un mártir.
Si defiendes a tu país, un facha.
Si luchas por tus sueños, eres ridículo.
Si luchas por las personas, un rojo.

¿Por qué?¿Alguien me lo explica?
Vivimos anticuados en valores del pasado.
¿Por qué?¿Nadie se da cuenta más que yo?
El pueblo requiere volver a estar unido, renovado.

29 dic. 2009

El cubo.

Desde casa del Lopez,
me inspira la lluvia,
que me atormenta al recordarme,
el día del cubo.

Nadie lo entiende,
ni yo mismo llegué a comprenderlo,
pero ese dia definio el desacuerdo,
de mi alma con el cubo.

Nunca lo habia odiado, no tenia motivos.
pero ese día cambio el racionamiento lógico.
pero el odio amargo, que ese día,
tuve al cubo.

No había uno, había mil,
variantes de color y forma,
la gente allí dentro se transaforma,
cuando toca el cubo...

Horas y horas en un cubo encerrado,
sin más razón de ser que el acompañar a un amigo,
tortura que no ruego ni para mis enemigos,
a nadie deseo que conozca al cubo...

28 dic. 2009

¿Quien sabe?

Miento si digo que,
que hablo más de lo que callo,
que este triste poeta no comprende,
el infinito del amor.

Cuando quise creer, que estarias aquí,
me dió por saber, que en realidad nunca te vi.
Que todo era sueño, siempre fue invierno,
mi cama congelada, se despierta por ti.

Sueña con besos, piensa en recuerdos,
olvida momentos reales, los cambia por ingenuidades.
Piensa que puede dormir, sin cerrar los ojos,
se creé que puede volar, desde la barca en la que se hundió.

Triste poeta, que te adora y te venera,
ciego y promiscuo, castigado con sigo mismo.
Rompo las ilusiones, que todos se crearon,
me levanto del entierro, y sin callarme corro.

26 dic. 2009

Me abriste tu alma, sin ni si quiera yo llamar.

Me abriste la puerta, me dejaste pasar.
Me enseñaste tu alma, sin yo preguntar.
Me abriste tu casa, de par en par.
Me abriste tu puerta, sin ni si quiera yo llamar.

Aclaraste mi voz, me enseñaste los versos,
que aquella escondió, robaste mis besos.
Ordenaste mi cabeza, si entera la perdí por ella.
Borraste recuerdos, que no llegué a olvidar.

Y ahora que te vas,
quedate un rato a mi lado,
el silencio no quiero escuchar.
Bastante ya he estado callado estos años para atrás...

Me robó el alma su pelo, me enseñó a ser el dueño,
de su amor capital.
Por Dios no digas que te marchas, no querrás verme llorar.
Ahora que te he encontrado, no te dejaré marchar.

Es un pétalo lindo encendido, mi consejera del amor prohibido.
Es mi niña, es mi verdad. Es todo lo que necesito,
es mi sueño, mi realidad, es una estrella en el cielo,
que con tan solo quererlo, puedo hacerla brillar.

Es todo lo que necesito, para mantenerme en pie.
Sin ni si quiera yo llamar, me abrió su puerta, su alma,
sin ni si quiera yo llamar, me abrió su dura coraza,
sin ni si quiera yo llamar, hizo mia su casa, su vida y lo demás.

Y ahora que te tengo,
si nos consumen las dudas, y no te ves capaz de navegar.
Arrivemos en buen puerto,
y un rato echemonos a descansar.

Me robó el alma su pelo, me enseñó a ser el dueño,
de su amor capital.
Por Dios no digas que te marchas, no querrás verme llorar.
Ahora que te he encontrado, no te dejaré marchar.

Te agradezco todo lo hecho, tanto que tú me quieres,
yo te quiero mucho más. Nunca vayas a dudarlo, te quiero más que a nada,
y por muy lejos que vaya, siempre conmigo estarás,
ya que me abriste tu alma, sin ni si quiera yo llamar.

Déjala vivir.

Corre que se va, es el viento quien la lleva.
Déjala volar, mientras sea ella la que quiera:
salir corriendo del convento en el que se marchita,
o sentir el viento que entre muros no corre.

Déjala vivir, si se acabó el amor,
si ya te dijo que no, ¿para que amargar más?.
Te rompió tu corazón, otros besos lo arreglaran.
Déjala vivir, déjala volar.

El constante maldecir de cada hombre que toca,
el eterno sin vivir, al que aferrarse toca,
ya llegará la niña dueña de tu boca,
déjala vivir, la estás volviendo loca.

Olvida su ventana, su cristal no es transparente,
perdió la clarided junto con la lucided de tu mente,
no te obsesiones, tan solo, es una entre mucha gente,
déjala vivir, no me seas demente.

La estas rindiendo ante la soledad, la estás volviendo loca
déjala en paz. Asume que sus besos a otro corresponden,
rectifica tu pasado, no cometas los mismos errores.
Déjala vivir, no la pongas más barrotes.

Locuras de mil momentos.

Desorbitado en lúgubres destinos,
la convivenvia con mi alma se hace cada vez más intensa,
cada gesto que me ensueña, recuerdos que me atraen,
odas a la esperaznza del soñador que emprende.

Tiempos de cólera en los que un beso vale caro,
el descaro y sufrimiento los regalan cual zapatos,
tiempos en los que no me di cuenta de la cruda realidad,
a fuego lento apagué la serenidad de mi cabeza...

Locuras que cuento, no busco reconocimiento alguno,
de ninguno de esos perros que me desecharon,
que de comer aparte me echaron, apestado,
no hay aprecio que guardar a aquellos que estubieron.

Ahora toca resalzar los momentos que contigo viviré,
ya que no te dejaré marchar tan fácil,
en mi prisión de algodón encerrada de por vida,
en mi corazón, arropada; cristalina.

23 dic. 2009

Cínica, mentirosa y vacía...

Ciego es el que no ve,
mas vi cada uno de tus pasos,
que con arte resalzaron,
el taconeo de tus pies.

Volando llegaste a mí,
me quedé con lo superficial,
de entre tantas noches elegí,
en la que me iba a coronar.

Ciego es el que no siente,
pues no ve lo diferente, que
se muestra la noche; incoherentes,
las noches que conmigo estas.

Cretina, vulgar apariencia que me engañó,
caí en las redes de tu malevolo juego,
menos mal que para ti no doy el pego,
a ver que me dice luego...

Ciego es el rechaza lo irreal,
pues no tiene lógica lo inmoral,
de una mujer tan cruda y cínica,
que vendio la hipocresía por amor.

Tanta palabrería absurda, vulgar, indiferente;
que atrona mis oídos, mas paso de ella.
Con sutiles palabras no llenará mi corazón,
palabras vacías de sentido común...

Fui imbécil.

Ya no se enciende la vela,
quedó con la risa para llorar por mí,
tembló su sonrisa al verme de pie,
cambio su rostro de orientación.

Arrastraba las penas que un día tragó,
dolor que intensamente sufrío.
Ella era la valla que nunca pude saltar,
yo el malo que nunca venció.

Consentida la dulcura que mostraba,
por aquel que la mal crío.
Sin vergüenza mi alma, que luchó por tí,
será imbécil...

Cuando estubo mal, me mantuve a su lado,
siempre fiel, más tarde desolado.
Me dejó tirado, abandonado, ahogado,
descorchado; el champán pierde fuerza.

Tuvo que ser la más dolorosa caída,
la que me enseñó a levantarme.
Tuvo que ser por quien entregue mi vida,
quien me hizo embriagarme, despertarme...

22 dic. 2009

El águila.

Se equivocó el águila en su vuelo,
falló al posar su tierna ala sobre la triste rama que rompió.
Cayó, sobre el aspero suelo, no estabas tú para cogerla,
no estabas tú, pero si había alguien.

Un rostro de mujer, que conocí al examinarlo,
detalladamente estudiado, a la perfección mimado.
Extralimitado el águila, recuperó el vuelo al curarle tú,
levantó el vuelo y se alzó.

Volvió a volar, no volvió a posarse,
no le hizo falta, pues apareciste tú.
¿Que razones tendrá para quererme?
Por que hizo que volviera a volar...

Me has dado las alas que aquella me quitó,
impresionante, enorabuena.
Así se destroza a un hombre, así se le quema por dentro,
se le hace un despojo y se le tira como un arapo.

No se volvió a posar el águila sobre las ramas de tu corazón,
pues estaban podridas de tanta sin razón.
Y ahora le dan un nuevo motivo para volar al pajaro que cayó,
esperanzas que servirán para empezar de cero.

A mi padre.

A su espalda cargó el peso de un Imperio,
con su sudor creo, lo que nadie antes pudo.
Orgulloso patriota, fiel a su creencia,
no se mueve por inercia, no, él no.

Aquel que debo la vida, que mi día a día sufre,
que me inculca, que me enseña.
Aunque no lo transparenta, ama con locura,
y como buen padre, no se deja amedrentar.

Antes muerto que rendirse, correr es de cobardes,
saca pecho y encarate a la vida, ella no tendrá piedad.
Haz del trigo un Imperio, no hay tiempo de mirar atrás,
antes morir de pie, que vivir siempre arrodillado.

Lo sé papa, pero siento que te defraudo,
y no puedo vivir con ese sentimiento de culpa.
Aunque no te lo diga, te quiero, y lo sabes.
Nadie hizo lo que tu hiciste.

Apartaste de tu boca lo que yo necesitaba,
tu corazón me abrazó nada más nacer,
y me acurrucaste a tu lado,
para verme crecer...

Aquellos tiempos...

Que tristeza, busco la inspiración
por la esquinas,
aquellas que una vez me dieron cobijo,
que tristeza...

Que pena mas grande,
lo que llegó a quererme,
y olvidarla así como si nada,
que pena más grande.

Que mala suerte, tantos
y tantos amigos como tuve,
que se fueron como el viento,
que mala suerte.

Tanto que luché por llegar, mirar atrás,
y acordarme de lo que fui.
Que duro el recordar la divinidad del pasado,
que siempre pasado se quedará.

Ahora me acuerdo de la ternura del novato,
y echo de menos aquellos momentos
en los que un beso no era más
que eso; un beso.

En los que demostrar el amor era lo normal,
recapacitar estaba de más,
llorar era de cobardes,
y luchar de valientes.

Aquelos valores que me inculcaron,
el querer ser un héroe, el querer volar.
Antes nada había primero,
tan solo había que querer y ayudar a quien estubiera mal.

Tiempos que ya se pasan, y me veo
a mí despidiendo la vida de verdad,
en la que cada segundo era intenso,
cada mirada era un mundo.

Y ahora me hago mayor, vivo con cadenas,
con remordimientos, vivo sin sueños.
Ahora que vivo restringido, echo de menos
aquellos momentos en los que fui libre sin pensar en ti.

Prefiero que me odies.

Ahora que no estás, ahora que te vas,
mírame, háblame y explícamente lo que pasó.
Ahora que te marchas, ahora que te alejas,
no quiero más excusas, no quiero quejas.

Doler dolerá, cada palmo de incertidumbre
dolió más que un rechazo,
el maltrato sin sentido a mi cabeza,
que me ata, que me engaña, que te aleja.

Sigo mentido por las verdades ciegas para mí,
no soy capaz de ver más allá de tu cuerpo,
sigo ciego en el empeño de que seas mía.
Por Dios, que venga alguien y me despierte.

Me hace daño, me adandona, la doy igual y lo sé,
y el que parezca que me gusta lo hace peor,
deja de mirarme, deja de hablar. Aléjame, hiéreme.
Asústame, haz que duela tanto que no quiera verte.

Haz me temerte. Estoy cansado de luchar contra todos,
estoy harto de callar cada una de las batallas que perdí.
Si me lleva a la muerte, será por que así lo quiso la suerte,
más prefiero que me odies, a renegarme a no tenerte.

18 dic. 2009

Blanca nieve.

Es blanca, es pura, es agua...
me relaja, me hace pensar, por ello la amo.
Me tranquiliza, hablar con ella por susurros me enmudece.
Digna del cielo su grandeza.

Es tierna, es frágil, es suave...
es cálida, mas frívola a la vez.
Encierra esa maldad que cuaquier mujer encierra,
pensamientos ocultos que no me cuenta.

Una mota de polvo la ensucia,
tersa, infinita, mía...
Sé que me quiere, ¿sino por que cae sobre mi cabeza
cada vez que la necesito?

Cuando requiero de dudas, de tiempo,
cuando necesito no pensar, concentrarme solo en ella,
en su ser, en su alma, custodiada por él,
me devuelve al mundo real cuando lo necesito,
me hace recordar quien soy.

¡Y fijaté, blanca nieve,
que llegué a pensar que te había perdido...!

Corazón.

Lo oculto porque no quiero que nadie lo vea,
porque es frágil, puede romperse con el primer mal gesto.
No lo muestro, porque tiene miedo,
porque le duelen las heridas que le hicieron.

No lo enseño, porque puede volar,
pero no le dejan, y me duele ver su impotencia,
al querer volar por inercia,
que crueles fueron contigo...

Grande pero asustadizo, tu apariencia brabucona no me engaña,
no me miente, aunque transgiversa lo que siente, para no enseñarlo.
Para mantenerlo en silencio, oculto entre una coraza,
que a base de esfuerzo y dolor, creé a su alrededor.

Este va por tí; corazón.
Ya que nadie te escribe, nadie quiere conocerte,
y rechazas a quien te quiere abierto.
No tengas miedo, abre tus alas, y haz real el derecho tuyo de volar.

15 dic. 2009

Ella.

Soy un recuerdo, soy tu pasado.
Soy aquel que te echó de menos,
soy el que no te olvidó en la lejanía.
Ese soy yo...

Aquel que luchará hasta el final,
acostumbrado a remar entre la gente
no se hace tan pesada tu búsqueda;
sé que llegará, lo sé...

He esperado años, no me matará la prisa,
aunque si quizás la brisa,
que desprende tu pelo,
cuando lo mece el aire.

Tu pelito rubio, tus brilantes ojos azules...
¡Ay esos ojos! Que me alejan de la cordura, me llevarán a la locura...
Cada mirada un regalo, cada roce se eriza la piel,
Sentarme a su lado, cogerla la mano, y decirla qué...

13 dic. 2009

You and I.

In an eternal fight with my heart,
in the mysterious river where I lost my head ,
my focus is your breath,
I'm just trying to find a rest...

Of the modern wars I've fought against you,
I only remember the ones I’ve lost,
being worse than I can be,
knowing there were wars, that I couldn’t win.

I'm so sorry, I just went for glory,
but don't worry, I will change.
Don´t be surprise, if I try to love you,
more dificult was to find you; I'm not going to lose you.

I promise, I will never leave you,
I will never hurt you, I will just live for you.
Spectrum that I find in my head, child that one day open my heart,
beautiful princess that appears in my dreams.

You diguised my soul,
trying to appear better than I am,
trying to uncover my real feelings,
trying to find a place next to me...

Grito desgarrado.

Grito desgarrado desde mi garganta la noche rompe,
no lo olvides, estaré a tu espalda para aquellos entonces,
cuando te quedes sola, desarmada, inmóvil.

Enterrada en penas madrugadoras,
que al alba te encerraran en su prisión de caramelo,
fundido por tu pecho hasta tu valle...

Fundición, de aleaciones perfectas,
en la periferia tu otro yo campa pendiente,
disfrutemos de esta noche como si fuera la última.

Juguemos al amor lo que nos queda de juventud,
apartemos el polvo que se estanca en tus caderas,
quitaremos la penas que atormentan nuestras cabezas...

10 dic. 2009

El desván de tus recuerdos.

Si te conozco como te conozco,
jamas me harias esto,
pero me doy cuenta de lo mucho que te desconozco,
cuando ya no reconozco ni tu rostro al verlo...

¿Que si me duele?, ¿Va enserio?
Acaso has visto a un hombre llorar por que si.
¿Que si te quiero?, la duda ofende,
tu recuerdo duele, tu verdad se muere.

Con el tiempo que pasé, a su lado,
besando las amapolas, que con sangre regamos.
No volverás a reirte de mí, ¿o sí?
acaso piensas, que me enemoraré otra vez de tí...

No, yo creo que no.
Ya sufrí bastante, tapaste el lleno,
cercaste el cielo; con tus dedos, esos que queman, dibujan:
quizás, el frio invierno, se aglomera el averno.

Lo siento, princesa, ¿todavía me quieres?¿Sí?
De verdad crees, que me acordaré de tí,
cuando llegue a mi casa, a mi puerta,
y encuentre, a mi alma muerta, por tus venas...

Con el tiempo que pasé, a su lado,
besando las amapolas, que con sangre regamos.
No volverás a reirte de mí, ¿o sí?
acaso piensas, que me enemoraré otra vez de ti...

Ay... pequeña princesa, a ver si tu cara se despierta algún día,
y vuelve, y resuelve el enigma, de por qué encerraste en tu cripta
el intento, de ser feliz, tenerme a mí, y a mi versos,
encerrados, en tus adentros; en el desván de tus recuerdos...

9 dic. 2009

Duo de dos.

Luces tenues que se apagaron con el tiempo,
ubicuo tu recuerdo, que siempre me atormenta,
cenizas de un amor que ya no prende como antes,
índices de mi vida ardua y confusa,
ahora quemada por el paso de un tiempo sin respuestas.

Lisonjero tu recuerdo, primer rechazo de una serie de mil,
eres la historia de un precioso amor sin mí.
Y mira que te quise, te regalé mi corazón... mas
reiste a carcajada intensa,
entonces, ahora, de tí me rio yo.

6 dic. 2009

Tiempo de cambios.

Tiempo de cambios, si antes te miraba,
y besaba con cada pestañeo que dabas,
pestañas que ahora solo acarician el viento,
que mece a otro hombre entre tus brazos...

Dolor que sentí, cuando te vi
paseando tus caderas por calles estrechas,
tan alejadas de mi casa, que tu aroma no llegaba,
ni me deleitaba como antes lo hacía.

No te olvido, no te guardo rencor,
tan solo es la impotencia, de saber
a ciencia cierta, que el olvido, cuando más quema,
es cuando la que no me olvida, eres tú.

Se vuelve dulce el firmamento,
se enfría lento, el infierno,
a contratiempo el marcapasos, que marcaba
cada paso que sobre mi espalda dabas.

Luché por ti contra el pasado,
sin tiempo para correr me he quedado,
lloré tanto que sequé el espacio tiempo,
tanto dolió el descubrir tus sentimientos...

Que hacia mí, nunca fueron dirigidos,
tus puñales nunca serán digeridos,
tiempos en que cambié tu mundo de barro,
tiempo de dolor, de cambios.

2 dic. 2009

A diferencia de ti, yo no vivo cautivo.

Falso testimonio,
en boca del demonio puesta
esta testa, es la cesta en
la que metí mi alma.

Armada hasta los dientes,
de gente que llora, penitentes...
Orgullosos de ser lo que nunca fueron,
de no tener lo que siempre quisieron.

Gente de papel, cristal bohemio que se rompe.
Absorben como esponjas lo que la sociedad imprime,
en cada gesto, cada mirada, cada palabra...

Que nunca nadie, una amistad se compre,
que nunca nadie crea, que en una selva convive,
que no en todas las esquinas, encuentras la muerte...

Estamentos varios, testamentos que tus prendas deciden,
que tus cabellos, el alba ya no tiñen,
que tus ojos, de lágrimas, ya más, no se pinten.
Que aquel que es superfluo, en ti, ya no decide.

Que las apariencias engañan, que soy libre ¿no lo ves?
¿Quién te crees?, escribo poesía, ¿y qué?
Por lo menos yo no vivo atormentado,
con los complejos que tú vives, amargado, encerrado...

Que soy raro, ¿pues no salgo igual que tú?
Que me encierro, ¿tengo motivos para estar contigo?
Acaso no ves, que a diferencia de ti, yo no vivo cautivo...

1 dic. 2009

Ya nada es como se siente.

Al parecer,
se confundió el alma al decirme que,
que no me vio, que se fue
llorando a mares...

Tres versos, que me cuentan, dicen,
que no la olvido, si son felices.
Alto, para, asiente,
recuerda que ya nada es como se siente.

Lloro, tiempo perdido que no encuentro.
¿Qué? ¿Como qué?, ahora te cuento;
como llora un hombre, derrotado,
cuando, te marchaste, de mi lado.

Desolado, devastada víctima de tu victimismo,
soñador que ama en tiempos revueltos, para.
Piensa, sueña, llora, por ella, mas no se acuerda.
Nunca te amó, tienes límites...

No corres como el viento, libre, siempre lento.
Pausada la distancia a tu confianza,
y mientras, mi rostro mojado, bajo el agua asiente.
Solo, la última vez; ya nada es como se siente.