¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

1 dic. 2009

Ya nada es como se siente.

Al parecer,
se confundió el alma al decirme que,
que no me vio, que se fue
llorando a mares...

Tres versos, que me cuentan, dicen,
que no la olvido, si son felices.
Alto, para, asiente,
recuerda que ya nada es como se siente.

Lloro, tiempo perdido que no encuentro.
¿Qué? ¿Como qué?, ahora te cuento;
como llora un hombre, derrotado,
cuando, te marchaste, de mi lado.

Desolado, devastada víctima de tu victimismo,
soñador que ama en tiempos revueltos, para.
Piensa, sueña, llora, por ella, mas no se acuerda.
Nunca te amó, tienes límites...

No corres como el viento, libre, siempre lento.
Pausada la distancia a tu confianza,
y mientras, mi rostro mojado, bajo el agua asiente.
Solo, la última vez; ya nada es como se siente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario