¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

31 dic. 2009

Puedo arrancarte una sonrisa si quiero.

Remausterizo tu corazón si quieres,
lo despierto, soy capaz.
Te pongo alas si quieres, te desentierro y bailamos,
lo haré, sabes que soy capaz.

Tengo esa llave que a pocos otorgastes,
para abrir tu puerta cuando quiera.
Puedo arrancarte una sonrisa si quiero,
no me preocupa lo que opine el cielo.

Quien nos vigile, que se sorprenda.
No queda otra verdad,
asentir con la cabeza y aplaudir.


Ya no quiero reprimendas,
se te acaba la veracidad,
no tienes argumentos, para no hacerte feliz...

No hay comentarios:

Publicar un comentario