¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

27 feb. 2010

10 de Marzo, a la venta.

Hola a todos. Primero, pedir perdón por mi ausencia de dos semanas. He estado muy liado con nuevos proyectos que han ocupado todo mi tiempo. Yo, Fernando Cañete, me he puesto a escribir una novela, y eso me resta muchísimo tiempo de composición. Además, estamos trabajando en lo que me ha hecho luchar todo este tiempo. Presuponemos, sin miedo a equivocarnos, que el 10 de Marzo, saldrá a la venta "El Diario del Perdido, la antología de aquel que se sintió solo", un libro poético, cuyo autor será el abajo firmante. El libro contará con unas cincuenta y cinco poesías, varias de ellas inéditas, además de colaboraciones de otros poetas, algunos de más nombre, otros de menor, pero poetas todos ellos. Espero que la aceptación del libro sea bastante buena, ya que hemos puesto muchísima ilusión y ganas, para que podaís leer poesía de calidad. Eso es todo desde aquí, un abrazo enorme, y espero, me encuentre en vuestras manos el 10 de Marzo.
PD: ya daremos el resto de detalles, de momento, solo eso. Un abrazo!

14 feb. 2010

Pierdo la timided si me quieres.

Da tu brazo a torcer, quiereme.

Miente al cielo, tócame.

Dime que me quieres, sueñas, extrañas.

Nada ni nadie nos separa, nada, nada...


Perderé el miedo, si tu pierdes la vergüenza.

Me vuelvo extrovertido, si tu lo quieres.

Dejo mi timided a su suerte,

y te toco, y te pienso, y te amo...


No hace falta dormir para soñar despierto,

tan solo abandoname en el desierto,

cuentame al oido tu cuento,

engatusame, hazme tuyo mujer.


Miento si digo que no me mata la distancia,

miento si digo que no te quiero,

o me engaño a mi mismo, si miento al destino,

si me alegrara tu perdida, no sonriera cuando me nombras...


Llora

Llora, si es lo que te pide el alma.
Purifica el sentimiento, haz de la ilusión pasión.
Apasionada la almohada, que cubrió tu huida,
llora, si lo necesitas llora.

Expulsa la lágrima que encarrila tu penuria,
que grita desesperada por volverle a ver.
Llora si asi lo quieres,
llora, llora por él.

Que aunque nunca te quiso, tu coraje se merece,
por lo menos un aplauso.
La desdicha hizo al cielo, que llorara tambien,
y el Sol entre sollozos, dio paso a la noche.

Y encerrada en los recuerdos de su piel,
en los mismos que un dia soñaste.
Llora, que el no te merece,
llora, que hasta eso harás con arte.

9 feb. 2010

Tiempo que aflora.

El tiempo que aflora del sentido de vivir
es el mismo que amarra mis manos al fuego,
a espada y cartón quemada el alma,
que solo sirve con clase a la calma, a mis pies, quebrada

la copla que canté a tu oído,
huí del infierno en mi barca de papel.
Azotaban las olas contra mi piel,
creyendo tocar tierra, bajé del tren de mis sueños...

7 feb. 2010

2.Sinceridad.

Sin miedo a decir lo que siento,
incluso flanqueado por la presión.
No dudé en ir defrente, ni
callé lo que pensé.

Eterno el peso del que calla y otorga,
recayendo en la constante
intensidad de cada vivencia.

Día a día te enfrentas con nuevas ganas
a la vida.
Dándole lo que pide, siendo real.

1. Ambición.

Antes de decaer,
miré a los ojos a la muerte.
Balbucé entre sollozos lo que quería,
ir hacia atrás; jamás.

Constante lucha contra el tiempo,
aún irónico el destino no me rendí,
oro nunca conseguí, pero por qué
no lo encontré...

Aquel ciprés.

Reposé bajo la sombra del ciprés que me ocultó,
tanto tiempo como me dejó la Luna.
Respiré el viento que entre sus hojas mecía.
Vi la clarided del campo en mi ser.

Refugiado bajo la sombra de aquel ciprés,
aprendí a andar sobre el hielo,
recordé el anhelo de tu olor,
la cálida presencia de tu esencia.

Los rayos de Sol que atravesaban el matojo de ideas,
con las que el ciprés me asombraba,
me mostraba lo oscuro del día,
que se encrudece bajo la sombra equivocada.

Y evocada al fracaso mi penuria,
decidí levantarme del recostado suelo,
con pie firme, paso lento,
salí del pozo de debajo del ciprés...

No lo olvido...

No lo llames miedo,
es el tiempo quien espera respuesta.
Decidí cambiar de aires,
por miedo a la represalia.

Salir corriendo no es perder,
es tan solo fracasar en tu intento.
Ver la cara que se le quedó al resto,
al fallar por segundos

No di tiempo a las represalias,
el castigo de pensarlo es el mayor de todos.
Quise borrar recuerdos, seleccionar pensamientos,
pero no salía de mi cabeza, no escapaba.

Y poco a poco cavaba mi pozo,
hundiendome en el infinito error del remordimiento.
Se que lo hice mal, supe ver el fallo,
y aún sabiendolo no te...
no lo olvido...

1 feb. 2010

La oportunidad de la duda.

Y me sobrán las palabras...
Se vuelven susurros si te nombro,
A voz en grito tu belleza...
cuentan de tu nobleza, coraje y valor.
Que con arte
resalzaste el cielo.
Mi vida en un pañuelo, si te veo,
no lo pienso, si te alejas,
te extraño...
Tan raro este universo, me maldice si te dedico un verso,
la envidía le corroe, pues sabe que te quiero.
Cabalgando por las dunas del desierto,
Yo
Me mantengo, para intentar soñar despierto,
Él
No es más que el pasado, no me preocupa demasiado,
más me preocupan tus sentimientos,
solo me interesa, oir de tus labios, un te quiero...
Que me lleve al cielo,
¡Infinita su locura!
Que me nombren tus labios,
¡Cuanto verso barato!
Que me robe el corazón,
¡Jamás le des la razón!
Que me recuerde que sigo vivo,
lo siento... jamás te he querido...
Y desolado quedé, más pensé,
no en vano tu recuerdo llevo.
Si aún muriendo, en el suelo quedo,
llevaré conmigo la oportunidad de la duda...

Mi estandarte, será mi pueblo.

Me gané el respeto de la muerte,
plantando cara al miedo.
Hice con mis manos un imperio,
con dos cojones, tiré de frente.

Nunca nadie consiguió tumbarme,
siempre tuve claro mi destino,
y como un buen vino,
maduré con los años.

Aunque todo se comlique,
mis piernas no cederán,
mientras quede un halo de luz,
tendré que luchar.

Y por que soy luchador,
me gané el respeto del cielo.
Por no rendirme jamás,
de la nada creé un imperio.

Y le puse mi apellido,
¿para qué refugiarse en un pseudonimo?
Con orgulló llevaré mi nombre,
mi estandarte, será mi pueblo.