¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

7 feb. 2010

2.Sinceridad.

Sin miedo a decir lo que siento,
incluso flanqueado por la presión.
No dudé en ir defrente, ni
callé lo que pensé.

Eterno el peso del que calla y otorga,
recayendo en la constante
intensidad de cada vivencia.

Día a día te enfrentas con nuevas ganas
a la vida.
Dándole lo que pide, siendo real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario