¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

23 feb. 2011

Cierre temporal del blog.

Hola a todos. Bueno, he de deciros que estoy pasando por un momento un poco malo, y me parecería bastante "grosero", irme sin dar explicaciones. Estoy ahora muy liado con la dichiosa Selectividad y tal, y bueno, estoy pasando por un momento duro, no en exceso pero quizás demasiado amargo, y no puedo seguir subiendo poemas ni nada, por lo menos hasta que me recupere y se pase toda esta "pesadilla". Que tampoco se preocupe nadie (que nadie creo que lo haga) volveré! jeje, asi que nada, esto no es un adiós, es un hasta pronto. Y por supuesto, dejaré el blog para que sigaís leyendo lo que ya está publicado, que hay cosas hasta decentes. Un gran abrazo a todos, y gracias por tantas alegrías que me dais. Siempre vuestro; Cañete.

17 feb. 2011

Tu foto (suspiro)...

Una foto en blanco me recuerda que te fuiste.
Que no volverás a llamarme, no volverás a mirarme, no volverás.
Una foto en blanco que llora, perdió el color aquella noche, y desde entonces...
no ha vuelto a ser tan blanca.

Mi mente ha sido maltratada por tu engaño, dijiste que la felicidad era ficticia,
acto que estorbaba y emanaba de nuestra ignorancia.
Me mentiste, sí, cuando dijiste que la sinceridad no era más que un chiste.
Porque ah! contradicción, si la vida no es sonrisa, un chiste no es mi amor!

Calla recuerdo en vano, que por darme la mano la que manda te colgará.
Y esta foto, ¿cada vez más negra queda?
Suciedad, tiempo, polvo, llanto, cal, arena, el mar... cuanto hace que mi alma no huele el mar. Desde que se fue mi princesa para ser sirena, otra vez volviéndome a engañar...

Sí, así es, apenas veo ya tu luz, la foto ya es negra, ahora veo mi ataúd.
El olvido, tu recuerdo mi condena, tú mis cadenas, tus caderas danzantes que huyen...

Ay amor (suspiro) ahora que te has ido, esta casa huele a paz, la triste encina que un día fui florece, y mi sonrisa crece al ritmo que mi amor por ti se desvanece...

Por tu culpa.

Por tu culpa fue, todo aquello que no quise ser y fui,
todo lo que contigo perdí, todo te lo dí, y hoy;
por tí, mañana por mí, no se aclara nuestro tiempo,
si vivimos de lamentos, ahora que ya nada es cierto,
piensas en el sufrimiento y dices: no más, ya no quiero llorar más.

Si el viento se va, déjale marchar.
Que no pare, no decaiga, tragué lo que hizo falta,
¿acaso tú nunca quisite que este mundo se parara?
Yo si, y vi, viví, toqué, caí y allí quedé.
Luché por tí, sin mí, aquí perezco... y renace el dolor.

No hay color, entre lo que es y lo que pasó.
Por tu culpa lloró el amor, y sin embargo tú no.
Por tu culpa, el cielo se hizo gris, las nubes se acordaron de mí.
Y por tu culpa, hoy me levanto amor y denuncio el no poder estar sin tí.

13 feb. 2011

Aquí, allí, allá.

Y mi recuerdo, impregnado quedará.
De un tiempo para acá, todo cambió todo se fue.
Quedo solo aquí, allí, allá.
El ritmo de mi corazón se acompasa con el ritmo de tu adiós.
Y se va parando, lento, más lento... hasta que no pueda oírle.

Aquí, allí, allá, su alma como estrella rutilante corre.
Mirar de lado a lado, ver una nota: Adiós,
y mi cara entrecortada por el gélido frío susurra;
caos.

Un triste rugir interior emana, tierno, muy tierno, pero...
adiós, al fin y al cabo se acabó.
Los últimos en salir me recuerdan de apagarlo, pero no.
Ella, que fue día en mi tormenta, que fue sueño que despierta,
fue la ropa, fue la prenda. Fue mi vida, fue tan tierna, aquí, allí, allá
se queda, y me muero, verla en mi habitación como si estuviera, y sin embargo
no tenerla.
Si ahora me viera, si volviera, ay señor, si ella aquí estuviera... bebería el universo que secuestra su presencia.
Puesto que fue ella, y no otra, a quien llamé como ella.
Fue mía, fue eterna, y ahora que se marcha, aquí, allí, allá... su recuerdo deja.

Tanto nos faltó.

Nos faltó esa canción de amor.
Nos faltó un abrazo y un café,
sentados al atardecer en frente del mar...
nos faltó mirarnos, tocarnos con sinceridad.

El tiempo dio paso al suspiro,
y el olvido en tanto, me hiere.
Nos faltó un paseo, una caricia,
un te quiero...

Nos faltaron llamadas en conexión,
nos sobraron perdidas, la voz de tu contestador
me sobró. Nos faltaron sonrisas,
me faltó paciencia, me faltó amor.

Tanto que compartimos, todo lo fuimos.
Los sitios en los que estubimos,
siguen impreganados de nuestro olor,
los paisajes que miramos, y el silencio...
el silencio ahora suena como tu voz.

La melodía nos faltó, melodía tierna.
Nos faltó otro rayo de esperanza gratuita,
un momento de cambio, un beso robado.
Nos faltó el momento final de mirarnos.

Sobraron tantos fallos, sobraron lágrimas,
pero por siempre quedarán los abrazos,
que esas calles vieron darnos.
Un paseo de tu mano quizás... y ahora, suspiro.

5 feb. 2011

Intenciones dominadas por las emociones.

Las intenciones dominadas por las emociones,
no son más que límites que el alma nos propone.
Juraste querer al mundo, cambiar el rumbo,
y querer siendo mejor al parecer me hundo.

Echa el resto en este intento de seguir viviendo,
seguir fingiendo para poder reír de nuevo,
y contento por los sucesos que me llevaron hasta aquí,
mírate a la cara y dime ¿acaso eres feliz?

Caídas, golpes, lloros y abrazos de perdón robados,
palabras, que se convierten en heridas con el tiempo.
Ideas consumidas por momentos de falsa ternura,
de esto se compone hoy en día la vida más dura.

Y aquí sólo perdura, lo que ya no tiene duda,
mi corazón no carbura, si mantiene tu atudura.
¿Y quién me dijo, que el amor, era todo un acertijo?
Y con mi experiencia hoy, digo que no es más que un castigo.