¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

9 mar. 2010

Treguas de las de siempre.

Siguen existiendo, mañanas frías como el hielo,
en las que piensas que nada puede ir peor.
Sigo creyendo que todo pasa por algun motivo,
más no lo encuentras, no hay intención...

por parte del cielo, para dar un respiro,
acordar una tregua con mi triste corazón.
No hay intención de parar la tortuta del querer,
por tu parte si, por la mía no.

Son las calles cortadas las que rompen mis esquemas,
son los imprevistos lo que me hacen variar el rumbo.
Es la vida en su grandeza, la que con fuerza y esmero,
de tu lado me quitó.

Y sigo vagando por los mismo paisajes,
que cuando eramos dos, de la mano recorrimos.
Y mantengo la penitencia del recuerdo,
tu pelo, de tu voz... y esperando ser mejor,
muero por el miedo a volver a querer,
y volver a fallar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario