¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

31 mar. 2010

Lo simple, el final.

La simpleza de un beso,
y la grandeza del universo.
Infinito el cielo, sin temor alguno,
entrecerrando los ojos lo observo.

Y tembloroso bebo de su manantial de vida,
cada bosque, cada ser.
Tan ardua la vida, simple la muerte,
lucharas aunque no puedas moverte.

Es el egoísmo humano, nos viene en la sangre.
Tan simple lo infame, la falta de cordura.
Desde lo alto se nos miente,
ocultando la sinceridad.

¿Y en que pienso cuando veo a la Luna sola,
alejada de mi mano...? recuerdo que soy humano.
Y que por muy alto que vuele, la muerte ave rapaz acecha,
a la espera de mi último aliento, pendiente de la fecha,
predispuesta a mi nacimiento acordada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario