¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

31 mar. 2010

La muy cabrona.

No tiene tregua la muy cabrona.
Y me mira y se rie, y mis ganas de matar afloran.
Su risa burlona me destroza,
mi impotencia me amarga la existencia.

Siempre aparece cuando todo va bien,
cuando me olvido de ella,
aparece para recordarmelo;
Cañete, eres humano...
y vuelvo a caer.

Así todos los días, no da tregua alguna.
Piensa, corre, actúa.
Acciones varias, reacciones muchas,
repercusiones ninguna.

Pero no quedará así cariño,
tu pones la fuerza, yo pondré el coraje.
Y saldré victorioso una vez más.

Por que por más que me caiga,
por más que me levante,
¿siempre estarás jodiendo verdad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario