¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

27 mar. 2010

¿Así me lo pagas?

Uno más en tu cama, basura barata
que no dará de que hablar.
Una noche más, nada de particular,
tu rutina, amar sin ganas.

Memeces, idioteces, soltaste en nuestra cama.
Te quiero, te amo, no importaba nada.
Pasión descarrilada, vacía, pesada.
Frustrada por tu ansia, por tus fiestas macabras.

Sobre el colchón, que te dio cobijo.
Sobre el corazón, ¿acaso yo no elijo?
No tengo voz ni voto, lo convertiste en un suplicio.

Cada vez más rutinario, más empalagoso.
Sabiendo que me engañas, y negándolo; fui tonto.
Me calaste bien calado, ¿y así me lo pagas?
¿Te abro mi alma y así me lo pagas?

Esto terminó, en el instante en que besaste,
a aquel ser, obsceno, pedante.
Metió sus zarpas donde no le pertenecía,
me rompiste el corazón, y ahora no veo la luz del día...

No hay comentarios:

Publicar un comentario