¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

24 mar. 2010

Usted.

Aún curvado por el tiempo,
reducido a cenizas el escombro.
No hay súplica, no hay perdón.
Y queriendo ser mejor perdió.

La añoranza del beso primaveral,
que le daba su juventud.
Añoranza del tiempo,
añoranza del sentir...

Más sabe por viejo, que por cerrado,
encerrado el ritmo en el que su corazón palpita.
Lento, torpe, sobrante; faltas de respeto,
que le lastiman el alma.

No se siente así, mas le tratan como tal.
Solo quiere vivir, salir de su soledad.
No sentirse viejo, volver a volar.
No quiere respeto, solo libertad,
su alma encerrada en un cuerpo lento,
su alma, que solo corre contra el tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario