¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

28 ene. 2011

Noche de soledad inoportuna.

El amor ha muerto, y la Luna no irá ha su entierro.
El cielo decae tímidamente, me mira sonrojado y se gira,
el destino perece en su intento de ser inmutable, invariable.
Ay... cuanto burdel de media noche que ilumina su alma.

Las luces de neón me ciegan el camino, brillos y más brillos,
que iluminan rosas que no supieron ser felices.
La barra está a la altura perfecta para tirarse sin pensar,
el alcohol, truhán en amistades, me mira y, ¿y se pone a llorar?

¿Pero que estoy haciendo con mi vida de fracasos, que veo la luz
y no sigo tus pasos? Que pido el amor de una noche,
y cuando entro en el coche, suspiro.

No hay más largas este día gris de invierno, aquellas luces de neón
aflojan su tibio pulular en la noche. El cielo se esclarece tímidamente,
la Luna se marcha corriendo y lloviendo desde el coche veo como este velo...
perdón, creía haberte visto pasar, pero fue sólo un efecto más
de otra noche de soledad inoportuna...

18 ene. 2011

Moderna soledad.

Senderos luminosos que se buscan somos,
y en caminos más bien oscuros nos encontramos...
¿Quién mueve las nubes que tapan mi luz?
No mires más al cielo si lloras,
que el sol no secará más tus lágrimas.

Vivimos cada día, encerrados en este manicomio,
sin más sentido que prevalecer una vez más,
seguir luchando como antaño hicimos,
nadando contra corriente para huir de la tempestad.

Los ojos ahora engañan si los miras de frente,
la pena de la gente cambia de color,
las almas trasparentes, opacas, se mueren,
vendidas sin piedad al mejor postor.

¿Dónde quedaste amor? Que quiero verte y no encuentro mis gafas,
tu olor me llega pero el tráfico me ciega.
Un taxi nos separa, tu casa y mi casa alejadas por un par de manzanas,
que podridas y negras con este cuento acaban.

10 ene. 2011

En el polvo del pasado.

En el polvo del pasado está inscrito,
con tu dedo dibujaste un corazón desecho.
Mírame a la cara y busca en mi mirada;
tu mirada, búscala que no la encuentro.

Paseando por este prado de lirios y rosas
en el que se ha convertido mi vida,
busco desconsolado un recuerdo dulce,
no consumido por este agrio olvido.

Agarra mi mano, y acompañame de vuelta,
que ahora que me acostumbré a tí, olvidé caminar.
El compás marcado por el tic-tac del tiempo,
se me hace lento, desacelera mi ilusión...

El tráfico de luces del centro de Madrid,
se me apaga delante por que no estás aquí,
o quizás por que eres la única luz capaz de guiarme.
Negros senderos recorro, y busco respuestas...

Ahora siento que el olvido sea eterno,
el daño irreparable y el recuerdo consumido esté.
Y ahora que te busco entre la gente y no
te encuentro, ahora busco tus labios diciendo te quiero...

8 ene. 2011

Nuestro amor serían mis alas.

Tú me dices que no se volar, me pides cuentas,
y yo no se como explicarte que mis alas están ausentes.

No se contarte que sólo quiero volar a lo lejos,
allí, allí donde a la noche la aparta el alba.

Quisiera pensar que no vuelo por que no quiero,
no por que mis alas estén atadas.

Llorar y amar al mismo tiempo... que situación más desdichada
ésta del amor, que a quién quiere no se otorga y a quien no...

Si volar pudiera amor, te traería aquel cometa que saluda sin prejuicios,
y le recordaría con estrellas tu belleza al sol.

Si volar pudiera tan alto como siempre quise, te traería una espina
del rosal del edén, y te demostraría así que hay cosas peores que amar...

tu lágrima caería en la arena vana, y enfrascada en el perfume del tiempo,
quedaría por siempre marcada la brisa de esa playa, como brisa del recuerdo grato...

Si volar pudiera, y por fin hacerlo de tu mano me dejaras,
sería feliz amor, y nuestro amor serían mis alas.