¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

14 mar. 2010

Perder.

Él compuso, el creyó.
Él plasmó su tristeza en un papel,
él pensó que te volvería a ver,
él se dedicó a creer.

Un barco de papel,
que hundió sobre las olas del ser,
el barco que perdió en las turbias
aguas del mar, de tu mar, de mi mar...

El tú y yo, que tocará perder,
si me puede el dolor,
de no volverte a ver,
de perder tu olor, perder tu querer...

Y por miedo a pensar me duermo,
despierto, soy el sueño que quedó del despertar,
que se dió cuenta de la cruda realidad,
cuando quiso ver el cielo, nunca quiso naufragar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario