¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

1 feb. 2010

Mi estandarte, será mi pueblo.

Me gané el respeto de la muerte,
plantando cara al miedo.
Hice con mis manos un imperio,
con dos cojones, tiré de frente.

Nunca nadie consiguió tumbarme,
siempre tuve claro mi destino,
y como un buen vino,
maduré con los años.

Aunque todo se comlique,
mis piernas no cederán,
mientras quede un halo de luz,
tendré que luchar.

Y por que soy luchador,
me gané el respeto del cielo.
Por no rendirme jamás,
de la nada creé un imperio.

Y le puse mi apellido,
¿para qué refugiarse en un pseudonimo?
Con orgulló llevaré mi nombre,
mi estandarte, será mi pueblo.

1 comentario:

  1. cerca ya de las 3000 visitas, espero que puedas recordad cuando vites que tenias 100 cuando alguien por primera vez te apoyo en tu sueño de escribir, sabemos que te ha costado un montón pero que nadie te diga lo contrario vales mucho y llegaras lejos con esto de la poesía. Has tenido muy poca ayuda y eso le das mucho mas merito aun.

    Un rato con Cañete 240 € al mes
    Un comentario de los suyos una bolsa de Rufles
    Una de sus poesías no tiene precio
    para lo mas importante la generación alcoporretica.

    ResponderEliminar