¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

31 ene. 2010

Las palomas del Retiro.

Las palomas del Retiro, ya no pasan por mi lado,
me tienen marginado, por vivir en soledad.
Y mira que las digo, que para mi tú eres olvido,
que ya no vivo cautivo, pero no comprenden nada.

Será la edad, los movimientos de tu mano,
que mueven la Luna, al parecer, se ha encallado.
En las faldas que te pones, para volar por el cielo,
con volantes que reclaman, la atención del mundo entero.

El saber que traman algo, su caminar las delata,
con pecho de plata, y pelo de esquirol.
En bucles semejantes a las fuentes que reposan,
en bancos alumbradas, esperando a un buen señor.

En mi tejado se posan, las mañanas pasan fugaces.
Rompen la antena, me pillará el apagón.
Pero son graciosas, audaces, diferentes.
¡Cuanto quiero a mis palomas relucientes!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario