¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

1 ene. 2010

Ya que no me dejas caminar...

Cada vez se empina más la cuesta.
Se hace mucho más difícil andar.
El camino se hace eterno, lento, doloroso.
No creo que aguante mucho más.

Me dejaste en un pedestal,
me empujaste de él después.
Lo más fácil sería llorar,
que nadie lo llame perder.

Volví a ilusionarme, volví a equivocarme.
Tu retrato se destiñe en mi mente.
Tu voz no suena en mi cabeza.
Tu boca ya no me da alas.

Ahora me conformo con lo mínimo.
Con muletas me tocará andar,
ya que no me puedo apoyar en tu hombro,
ya que no me dejas caminar...

1 comentario:

  1. Hola perdido!!
    me gusta tu poesia esta llena de sentimiento y pasion...sigue a asi y conseguiras pulir tdo aquello que sobre y ganaras brillo!!
    saludos

    ResponderEliminar