¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

8 ene. 2010

Vuelvo a componer.

Vuelvo a componer, vuelvo a suponer.
Cada beso, cada abrazo,
estirpado del odio del hombre,
que ya no se acomoda en mi pecho.

Nos es más, que el desvanecimiento
del crio, que llora su pérdida.
Y teme, escucha y aprende,
todo lo que no aprendió por amor.

De negro pasado, árido futuro,
pendiente del viento que corre.
Sin saber que en su espalda, su confidente.
Y en su mente, solo amor.

Aquella que miente nunca te convino,
mas con vino no saciaras las penas.
Y cerraras las cicatrices del destino,
esperando, a las almas sinceras...

No hay comentarios:

Publicar un comentario