¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

17 ene. 2010

Y si toca despedirse.

Puedes ahorrarte el perdón,
no me busques más excusas.
En un solo corazón,
no puede caber tanta basura.

Quizás exista algo mejor,
lejos de tu campana.
Quizás hallá un corazón,
que no mordiera la manzana.

Y si toca despedirse,
dame dos besos y adiós.
Que no voy a rendirme,
ni me dará un colocón.

Y si toca despedirse otra vez,
con mano en alto y al cielo,
despidete de tus dudas,
yo lo haré de mi sueño...

No hay comentarios:

Publicar un comentario