¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

31 dic. 2009

Lo mismo la perdí.

Cuando cae la noche y no hay derroche,
se convierte el vivir en un reproche.
El tiempo agudiza su oído, para escucharme reir.
Le da envidia tanta pasión...

Rompo mi garganta, con tal de hablarte.
No lo dudes, contigo hasta la victoria.
Viviré el momento, por si acaso el tiempo se termina,
antes de lo esperado.

¿Quien no se cansó de descansar? Necesidad unánime de volar.
Siento que me quemo, la noche incandestente me confunde.
El humo que aciega mis mejillas, es el mismo que apremia a mis pies.
Unas cuentas perfectas junto a ti.

De sensatos andamos escasos, vuelva mañana a por su corazón,
que hoy no estoy para encargos, estoy a ver si el mio busco yo.
¿Dónde estará la blanca paloma? Hace tiempo que no la veo por aquí.
¿Dónde quedó la amarga rosa? Lo mismo tambien la perdí...

No hay comentarios:

Publicar un comentario