¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

18 dic. 2009

Corazón.

Lo oculto porque no quiero que nadie lo vea,
porque es frágil, puede romperse con el primer mal gesto.
No lo muestro, porque tiene miedo,
porque le duelen las heridas que le hicieron.

No lo enseño, porque puede volar,
pero no le dejan, y me duele ver su impotencia,
al querer volar por inercia,
que crueles fueron contigo...

Grande pero asustadizo, tu apariencia brabucona no me engaña,
no me miente, aunque transgiversa lo que siente, para no enseñarlo.
Para mantenerlo en silencio, oculto entre una coraza,
que a base de esfuerzo y dolor, creé a su alrededor.

Este va por tí; corazón.
Ya que nadie te escribe, nadie quiere conocerte,
y rechazas a quien te quiere abierto.
No tengas miedo, abre tus alas, y haz real el derecho tuyo de volar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario