¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

11 may. 2012

Halley.

El resumen del noticiario de anoche,
fue que todos los astros caerán.
La radio lo desmintió, nos mantuvo en antena.
Había lluvia de estrellas... y muerte de cada prisión.

Hace tiempo que el universo confabula contra ti.
Hace demasiado que el Halley me arrastró hasta ti.
¿Y si no fue un cometa extraterrestre...?
Si quizá, fue algo más que gas interte...

Este infinito y su dualidad, nos hizo pensar que tal vez,
haya algo más allá de nuestra cósmica realidad.
Un cohete intentando arrancar, y otra estrella a punto de naufragar.
Dan tanta pena... astros que caen en cadena.
Ya lo avisaron antes de cenar, aquella guerra interestelar.

Y un asteroide que vuela sobre nuestras cabezas.
Un agujero negro que nos absorbe en tinieblas, vendando los ojos.
Me miras por un telescopio enfocando a la Luna;
pienso acabar toda esta locura.

Un Big-Ban nos explota y expande.
Sentimos como todo nos quema, notamos dentro las ondas magnéticas.
Invertimos los polos que nos hacían almas opuestas.
De nuevo pasa el Halley, y ese maldito marciano.

Después de horas de apartarnos las manos,
la caída de estrellas nos ha rematado.
Y, ¿si fuéramos los siguientes en caer?
¿Por qué no fingir que todo está olvidado?
¿No ves que Houston nos ha abandonado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario