¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

21 may. 2012

Los seres sin piel.

No queda piel que podamos seguir arrancando.
No quedan noches de miel, para recordar.
Es el misterio de como corrimos tanto.
Era el profundo sentir que suponía la verdad.
Y bailamos.

Dale tres vueltas más y seguro que lo conseguirás.
Quizás, el secreto era frenar.
Y cuando bailes la luz, recuérdame mintiendo.
Si se fuese la luz, mi risa cautivará.

Vamos a matarnos esta noche, sí.
Vamos a llegar al final.
Y en pleno barranco, sí, entenderás al fin
Que todo puede acabar tan mal.
Dije; ya lo verás...

Somos seres opacos ante un cristal.
Un lienzo en blanco que refleja la crudeza
de la ira que soltamos en dirección bi-direccional.
Reyes de la catástrofe, fotos que tiemblan de miedo.

Y ahora, todo está genial.
Caminamos sobre el borde, ya no queda intimidad.
Ni bondad, ni eternidad, ni promesas que duelen hasta matar.
Dije, ya lo verás.
Acabaremos sin piel... bailando entre el cemento del ayer.
Buscando la catástrofe en cada piel.
Aceptando los alaridos que suenen bien.
Seres de luto poco corrientes.
Que morirán con las dudas de cada nuevo baile.

No hay comentarios:

Publicar un comentario