¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

7 may. 2012

Musa del alba.

Ella duerme ya.
Sus sábanas tiritan al rozarla.
Ángeles del sueño temen cantarla.
Sus voces no descansarán.

El ayer se irá mientras tanto.
Entre tanto alboroto no se escucha su llanto.
Ella se estremece ya, ella está inmóvil ya.
Ella no puede más con tanto trabajo.

Y mientras todos se van, ella calla entre gritos;
que ante tal magnitud de verdad no podrá con los gritos.
Sueños que vienen y van, y gritos que siempre aullarán.
Y entre su brevedad descubre su alma desnuda.

Durmiendo se ahogará.
Mecerá su calma, tras;
tras mil gritos de soledad.
Su temor se dormirá.

Descansa musa del alba,
que viene el mañana con nuevas luces para alumbrar....

No hay comentarios:

Publicar un comentario