¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

11 may. 2012

Insolación lunar.

Chapotean tus pies en el agua.
La Luna mira constante.
Callan del mar sus fraguas,
que querían fundirnos en aquel instante.

Canción del navegante por senderos sinuosos.
Miran de reojo errantes otros seres con cierto sonrojo.
El reflejo de la luna se extiende a lo largo de la playa.
Las olas estallan contra un faro que se olvidó de alumbrar...

Te reto a dar un paseo por la orilla.
Si quieres corremos hasta recorrer la orilla,
y perdernos, entre el silencio de la costa.
Y caer rendidos en la arena de la playa que no callará.

Una insolación lunar; caímos encerrados en aquella constelación.
Quizá, quizá si vuelvo hasta aquel lugar todo vaya a mejor.
Una estrella que atraviesa el horizonte exterior, a lo lejos.
Un barco que zarpó hace demasiado tiempo como para que retorne.

Aquella playa alumbrada por la Luna,
la espuma del mar que salpicaba tus pies.
Canciones de Serrat que nunca llegué a comprender.
Una ola que arrastrará de nuevo el amanecer hasta la orilla...

No hay comentarios:

Publicar un comentario