¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

5 may. 2012

Me vuelves a encontrar.

Una noche falta de respeto dio paso al ayer.
El día que nos vimos, a este miedo en mi piel.
Entonces verás, dijo mintiendo, como vuelve a amanecer.
Ya bebí demasiado ayer, pensaré en desaparecer...

Y vino a buscarme, siempre detrás de él.
Aquella idea no estaba tan mal.
"No te dejes llevar, no puedes ser tan cruel"
Y oteando el horizonte, das media vuelta a ras.
¿Dónde quieres llegar?
Donde mis pies puedan descansar...

Sería tan perfecto desaparecer.
Sería tan genial poder volar.
Eres igual al resto y no lo supe valorar,
la mediocridad al alza y yo con deudas al azar...

Medio borracho estoy andando y me hablas de olvidar.
¿Crees acaso que te llamaría si recordara el camino a casa?
Siendo utilizado, ¿el resto qué más da?
Si los cielos se abren o si me vuelves a encontrar.

Y nunca pararás, ¿verdad?
Siempre me vuelves a encontrar.
Y no me dejarás marchar en paz.
Siempre me volverás a encontrar.

Siempre me vuelves a encontrar,
porque siempre vuelves para buscarme.
Siempre me volverás a encontrar,
porque nunca tuve el valor de marcharme...

Un paso atrás, en guardia ya.
Y tus pupilas querrán llorar al verme.
Si volvieras, sí, volverás.
¡Prepárate para luchar!
¡Inscríbeme para luchar!
Y como siempre ganarás, me vuelves a encontrar.
Y siempre lo harás, sí, siempre lo harás.
Pues nunca sabré defenderme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario