¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

3 abr. 2012

Día gris.

Hoy es un día gris, una digna bienvenida a este Abril de lluvias.
Entre nubes y aguaceros se mueve el viento,
hoy pausado, hoy violento, entre el silencio de su vaivén retumbo,
como explosiones en mi ser contra la plena sinceridad.

Hoy es un día gris donde predomina el verde,
campos de esperanza regados entre lágrimas,
artificiales sollozos y paulatinos desmayos, ante una verdad dolorosa.
Soledad en mi ser, soledad en mi vida, soledad en mi prosa...

Un Abril nefasto deja atrás un invierno perecedero,
machacando y quebrando los huesos y las estrofas de un lejano verano.
El viento tiñe de pálido las acercas, el aire sopla en silencio esta primavera,
transportando dolor y hojas a nuevas avenidas cargadas de gente.

El tránsito de los coches desacelera mi corazón,
inhalando el carbón que desprende el desdén del tiempo.
Soledad que se viste de seda y me desnuda, me acompaña.
Hoy es un día gris... una triste despedida a este Marzo de nuevos recuerdos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario