¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

19 abr. 2012

Su alma.

Su alma quedará, impregnada a aquel lugar.
A aquella atrocidad.
A aquel remordimiento que cada noche va a más.
Volverá a llorar.
Volverá a sentir, todos los recuerdos que ha matado para ti.

Su alma quedará, condenada a vagar.
Entre un pantano gris y un desahucio de la realidad.
En aquella gran ciudad.
Entre tanto malestar.
Su alma encallará… en una tempestad.
Barriendo entre el cemento vagos restos de sinceridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario