¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

18 abr. 2012

Obsesivo-compulsivo.

Obsesivo-compulsivo, trastorno anti-conceptivo.
Un punto fijo en medio de un lunar,
miles de respuestas anticipadas sin ningún porqué.
Y una pregunta ¿donde estará su piel?

Su transparencia te debería resultar normal,
aunque ya sólo ves luces opacas tras un cristal oscuro,
manchado por miradas que no están, por restos acrílicos de realidad.
Mírate, ¿qué eres ya? Otra historia de desamor para contar...

Obsesivo-compulsivo, trastorno bipolar.
Juras odiarla pero rezas por volver a verla.
En tu interior aún notas su presencia,
aunque no entiendes que su marcha te sea una penitencia.

Mírala... está muy lejos ya... hay más nombres ya...
hay nuevos hombres ya.
Mírate... estás muy lejos de ser tú.
Acepta qué, todo el dolor, renacerá con un nuevo nombre, un nuevo color.

¡Exijo tu metamorfosis ya! Una nueva patada que te haga cambiar.
Presa del bruxismo infesto, suelta las manos.
Despeja la pista antes de bailar.
¡Fuera tu obsesión! ¡Fuera todo el dolor!
Deja de recordar algo que te hace llorar.
Mírate, ¿no te parece suficiente?
Obsesivo-compulsivo de valor efervescente... atrévete a olvidar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario