¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

16 abr. 2012

Frío (Titanic)

Tengo frío, mi piel se está congelando.
Con las ventanas cerradas no podrá acariciarme el verano.
Y, ninguno queremos eso... hace frío.
No sé si es mi ausencia o tu cálido gemido inexistente.

La solución sería abrir las ventanas, o que rompieses mis cristales.
Puestos a imaginar, prefiero llenar mi vida con retales de tu valentía.
Pero ya ves, no puedo dejar de pensar ni un sólo segundo en ti...
y tus piedras no quieren dar paso al cálido verano.

El mercurio desciende y mi respiración decrece,
vahos forman figuras con tu nombre en mi cristal.
Tengo un plan; congelemos aquel momento en el que debimos parar,
y no joder así cada despertar que nuestro miedo ha robado.

Dicen que este miedo no decrece por mucho que amanece,
nos encierra entre tinieblas y nos ahoga entre sus redes.
Hace frío, mientras miro como el deshielo nos confunde;
dos corazones helados que no saben hacia donde remar se pierden...

Hace frío, siente que lo estoy sintiendo.
Se congela mi mundo... mientras tú desapareces.
Faros en un iceberg que no nos alumbraron lo suficiente.
Éramos titánicos... y ahora yacemos en el fondo del olvido.

1 comentario:

  1. Este, no se el por qué, me ha enamorado. Me ha gustado tanto que lo he leído un montón de veces.

    ResponderEliminar