¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

1 nov. 2009

Alguien que me haga sentirme vivo...

Aquí sentado en la cama, en la que una vez me acompañaste tu,
busco entre las sabanas, algún resquicio de mi alma,
que me confirme que sigo vivo.

Mirando por la ventana, observo a los astros moverse,
y pienso, que de que hablaré cuando la gente se canse
de oír nuestra historia.

Dame el secreto del olvido,
puesto que no consigo pensar en nada que no sea tu pelo,
que no sean tus ojos, que no sean tus besos…

Como me ganare el cielo, sin estar a tu lado
si los ángeles ya no me saludan cuando paso por la calle,
si mi rostro demacrado por el llanto les asusta.

¿En serio conseguiste olvidarme tan fácil?
Yo sigo buscando esa alma, que me recuerde que no estoy muerto,
que me haga sentirme mío.

¿Por qué sigo esperando tu llamada?
Si la cobertura es muy mala,
en la montaña en la que deje mi corazón.

¿Alguien viene a buscarlo conmigo?
Alguien que me devuelva la sonrisa,
alguien que me haga sentirme vivo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario