¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

26 nov. 2009

Ángeles de los que ya no quedan.

Cabalgando por las dunas mojadas,
empedrado el suelo de las arenas,
alejándose de todas las penas,
acercándose a la orilla de almas muertas.

Desconocen su futuro,
la negra noche en el estrecho
de tus caderas se encrudece.
Por mucho que griten, nadie les escuchará.

Están legados a las aguas,
están sumidos por el mar...
Sin posible respuesta o reacción,
nadando intentarán llegar...

Casos de almas, que sin mirar atrás,
dejan su propia casa, abandonan su hogar.
Date la vuelta si puedes, ellos no lo harán,
pues en la orilla que tú pisas, están sus esperanzas.

Infinitas ilusiones, que en la orilla se quedan.
Miles de almas, que de noche se quedan.
Cuerpos inertes, que en el fondo se quedan.
Ángeles son ellos, de los que ya no quedan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario