¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

30 nov. 2009

Poeta perdido.

Solo, triste y solo.
Poeta perdido,
emprendido en la aventura,
que un rayo fulminó al alba.

En el apogeo del cosmos,
Tierra, Sol y Luna alineados,
hicieron desaparecer las dunas,
las dudas, que debajo dejamos.

Seres uniformes, viles movimientos del destino,
vaivén que mece la cuna,
estrella fugaz, del cielo caída.
Despacio, vas muy rápido.

Llanto en la noche,
que al carcelero despertó.
Entierra tus penas,
corre, que nos sigue.

Y corriendo llegué a tu ventana,
me asomé por las rendijas de tu balcón,
resbalé y caí sobre el espino,
rosas, de las que no olvido...

1 comentario:

  1. Holas de nuevo, xDD es que esto de leer es adictivo!
    (y más cuando se comparten pensamientos)
    Me ha recordado a lo que una vez dijo una profe mía, en eso
    de que el poeta escribe y se siente solo. Ella matizaba que se
    sentía solo porque debía, tenía como la obligación moral, de
    reivindicar aquellas maldades en la sociedad, aquellas injusticias,
    aquellos actos de crueldad que la humanidad no ve o no quiere
    ver...

    Un saludo!

    ResponderEliminar