¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

26 nov. 2009

Final alternativo.

Eterno tránsfuga de risas fingidas.
Representante del demonio en un cielo que no creé.
Los poros de mi piel excluyente que te alejan.
Paso, me cierro, no te volveré a ver.

Tira los dados, te tocará el seis.
Mil veces más que los tires, seis, seis, seis...
Demonia, diabla, sal de mi mente,
que ya no te quiero, tenlo presente.

Sufro, lloro, no sé por qué.
Mi loca cabeza, se postró a tus pies.
Pérdidas otorgadas a un ser inerte,
rocoso, árido, lento, diferente.

A nada te pareces, sirena que del mal salió a pie.
Vía rápida de escapatoria a tu inframundo,
el Edén quemaste, ¿estaba buena la manzana,
que de otro árbol probaste?

Rabia contenida, en años de silencio.
No, ya no, ya no me callo.
Torres más altas que tú cayeron,
entérate niña, no jugarás con mis sentimientos.

Y sigo en mi habitación, todo me da igual.
Ya habrá otra persona, dispuesta a mirar,
antes de cruzar y pisotear las flores, del
final alternativo, que nadie me ofreció.

No hay comentarios:

Publicar un comentario