¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

8 nov. 2009

Se acabó el amor.

Se acabó el amor.
Hace tiempo, que lo hubieras cambiado por libertad.
Hace tiempo que él lo vendió.
Hace tiempo que te hace llorar.

Se terminó el respeto.
Mis valores dicen, que respete al humano.
Pero no puedo respetarlo,
cuando encima, te pone la mano.

No es familia, ya no, hace tiempo que no.
Podías haber gritado, podías haber avisado.
Lo tragaste sola, siempre sola…
Te mantuviste firme.

Mil veces, pensaste en quitarte la vida,
pero querías, cerrar primero tus heridas.
Pensaste en como devolverle las palizas.
Pero, una vez más, no serviría la justicia.

Lloraste lagrimas de sangre,
sufriste hasta la extenuación.
Por que no nos avisaste,
antes de que él perdiera el control.

Tu, si tu. Ese que dice ser un hombre,
pero, como toda bestia,
a solas en tu cueva,
te transformas.

Dentro de poco volverás a ver a la luz,
no a cambiado tanto la vida en seis meses.
El juez así lo dictamino,
seguramente, se puso en tu situación el muy cabrón.

Te comprendió, el mono es difícil aguantarlo,
pero sabes que, ella no volverá a ver la luz del sol.
Si en mi mano estuviera, tu pasabas por lo que ella pasó.
Y sufrirías, lo que ella sufrió.

La muerte te espera, es solo cuestión de tiempo,
si no te mato yo, lo hará tu otro amor.
¿Donde esta Dios cuando se le necesita?
¿Por que murió sola, en su cama, de dolor?

No hay comentarios:

Publicar un comentario