¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

17 mar. 2012

Tinieblas.

Siento que la oscuridad se cierne sobre un presente inquieto;
la inestabilidad de un corazón inerte me sumerge en tinieblas,
les veo caer, les veo perecer, les veo gritar y les veo perder.
Me siento un extraño entre tanto daño, entre mis años; hay algo que no encajo.

Siento el descontrol de una vida bien vivida;
quizá fui muy despacio abriendo puertas y heridas, pero
¿Quién mira el pasado teniendo un futuro a expensas?
La realidad gobierna, hoy me acurruco entre tinieblas.

¿Cómo diferencio un tal vez de un quizás?
¿Quién tiene la capacidad de amar sin dañar, sin doler, sin matar?
Tanta absurda melodía que me hace sentir tan débil…
miro al frente y de repente las tinieblas se abren paso por mi mente.

No estoy enfermo aunque siento que algo duele,
supongo que será mi alma que tras tu paso se resiente.
Siendo sinceros algo falta en el ambiente;
falta tu aroma, tu perfume y ese amor intermitente.

Me siento como en casa en este sitio, creo que me acostumbraré pronto.
Sin nada que decir a nadie, sin nada que recriminar,
simplemente estando, sin molestar, sin perturbar tu sueño.
Hoy duermo entre tinieblas porque pasé de siervo a dueño… de tus pesadillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario