¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

14 mar. 2012

Multiversos.

Llegó el momento de aceptar responsabilidades,
de asumir que aquel momento se nos fue de las manos.
Llegó la hora de aceptar que no hicimos lo esperado,
ni lo deseado por ambos, sólo lo que el miedo quiso.

He vivido esta historia tantas veces…
soy maestro, y aun así, el desconcierto no decrece,
ni la sorpresa; te veo en aquel taxi, atraviesas la ciudad,
te escondes en callejones para no volver a hablar.

Palabras… palabras que se lleva el viento,
que forman discusiones y multiversos a la vez.
Palabras que callan, silencios que no valen nada…
una paz que me acongoja y una farsa que me mata.

No soy maestro en el amor, ni maestro del consuelo.
No soy señor del perdón, ni la fuente del deseo.
Soy un hombre, sólo soy eso, con virtudes y defectos, 
con mis logros y mis miedos, con historias y deseos.

He vivido tantas veces esta historia, me quemé en el recuerdo.
Intenté estudiar mi pasado pero a este lo llevó el viento.
Multiversos infinitos que nos abrazaban…
mis intentos de otra vida, tus intentos de arruinarla;

y ahora, ¿quién pide explicaciones?
¿Quien decidió marcharse, o quien dejó que te marcharas?
Perdona si parezco medio loco cuando hablo,
son las dudas de un presente que bebo a tragos largos, y sin respirar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario