¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

17 mar. 2012

Poetas por necesidad.

Opino que el perdonar está sobre valorado,
que el poeta se crea o se destruye, no se nace.
Que las noches se hacen largas cuando quieres hablar
y no hay nadie para escucharte, que el tiempo pasa despacio y al revés.

Descubro que gente que nunca se puso a escribir hoy lo hacen,
y no puedo evitar sonreír al verles y leerles.
No saben en que mundo se meten, no saben qué hacer con su vida...
son poetas por necesidad.

El guión lo dicta, y ellos responden.
Autodidactas, sinceros, bellos en sus versos...
no se esconden, sólo sienten y plasman,
no inventan, no lo piensan; sólo improvisan y matan.

Son presas de su silencio y lo escriben en un folio en blanco,
mañana tendrán cuadernos guardados como diarios.
Tendrán que decidir entre ser uno más o ser especial,
para bien o para mal, ésta es nuestra realidad.

Poesía o felicidad, necesitamos tristeza para inspirarnos,
malos momentos en los que ahogarnos, brazos donde caer exhaustos.
Y al final, aquel poema que dedicaste te sirvió de guía;
mírate, de ti ya no te fías, porque eres preso de tu desidia.

Es nuestra obligación y nuestra vocación;
nuestra elección, sonreír a cambio de llorar.
Nadie nos cambiará porque nadie nos conocerá.
Nadie nos defenderá porque nadie sabrá nunca lo que pasó.

Guardamos historias bajo llave que sacamos en momentos que creemos claves,
quizás alguna lágrima se escape, pero el premio por su exilio no es en balde.
Míranos, creamos de la nada nuevas realidades;
tan fría a veces, tan sinceras o cobardes... somos poetas por amor al arte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario