¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

2 ago. 2011

Tacto frío.

Terminaron por saber como caricias los arañazos,
acostumbrado a la rutinaria combustión de mi día a día.
Volvería a ser lo que fui sin pensarlo, aunque ahora que lo pienso,
volver la vista atrás sólo traerá amargos recuerdos, algunos de los que hacen llorar...

De tantas caídas terminé acomodando el suelo sobre el que piso.
Seguramente, halla una estrella allá, de las que lucen por un sentido.
Hoy el viento mueve las nubes que me tapaban el sol,
para dar paso a una intensa insolación, que estoy seguro nunca busqué.

Sería tan fácil, sería tan sencillo, sería como volver pasos atrás,
dar los pasos que nunca dimos.
Aunque, ahora que lo pienso, nunca supe dejar ver mis sentimientos,
quizás la palabra me faltó en los momentos que no...

En fin, de un corazón trastocado nunca se espera demasiada cordura,
si no encontrar ataduras al pasado, donde antes hubo amor.
Creo que es buen momento de empezar a desatarme de tanto trágico recuerdo,
es el mejor momento para dejar de sentir.

Perdí la fe, aunque mentango mi credo.
No creo en nada, aunque siempre le temo.
Dejé de ver porque comencé a escuchar.
Dejé de sentir el taco frío del suelo, cuando empecé a caminar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario