¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

24 ago. 2011

¿Qué sería de mí?

¿Cómo sería hablar de amor sin preguntarse quien pudiera?
Atrapado en esta tierra que me hiere y me conserva.
¿Cómo sería mi mundo si estuviera cerca?
Ese sentimiento, que me ahoga, que me aprieta.

¿Cómo sería el desvanecerse a cada instante, sentirse navegante
de universos infinitos?
Querer arrinconar al alma en un establo, para que nadie más escuchase nunca tus gritos.
Y perderte entre fragmentos de un pasado que hoy por hoy te quema.
¿Cómo sería sentir morir, si alguna vez te perdiera?


¿Y con los sueños? ¿Qué pasaría si pudieses conquistarlos?
Si a cada hora pensara que prefiero no despertar a tan sólo recordarlos.
He improvisando llegaría la mañana entre mis mantas,
arropado con la soledad que dejaría tu marcha de mi lado.

¿Qué sentiría con un beso de tus labios?
El tacto y tu calor, el sentirnos abrazados.
Saberte mi mitad yaciendo al otro lado de la oscuridad, siendo aquel amor robado.
¿Cómo sería perecer sin sentir que se ha acabado?

Y el levantarse cada tarde aún estando machacado, el sentir placer con un desprecio bien llevado.
¿Cómo sería recaer en el mismo error que ya has perdonado?
Volver a ver, volver a oler, ese aroma que te haga enloquecer, y caminar.

Sentiría seguro ese ardiente deseo de pensar que eres mía,
o quizá la agonía de verte de otros brazos cogida.
Sentiría el desprecio hacia cualquier otra locura que no fuera perderme en tu pelo,
sentir tus dedos entrelazados con mis dedos, quemarme tu fuego, y volar.

¿Cómo sería mi mundo si estuvieses cerca? Si quizá dejaras mi libreta repleta de versos con tu nombre, haciéndome sentir un niño desconsolado.
¿Cómo ocultaré mi sonrisa si te viera? Si sintiera tu mirada detrás de mi cabeza,
si sintiera como tu amor nunca más se aleja.
¿Qué sería de mí si ese amor nunca encontrara?, si me perdiera en la mañana, si muriera en el ocaso… de la soledad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario