¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

7 ago. 2011

El bueno, el bonito y el barato.

Sean bienvenidos al bazar de ilusiones en el que me encuentro expuesto.
Nadie quiere comprarme por mi baja calidad, por mi alto precio, o por su relación.
No tiene sentido que siga aquí expuesto mucho más, nadie me querrá comprar.
Les deseo una feliz travesía, por el bazar de ilusiones que ahora es mi vida.

Nunca fui bueno cómo para quererme. Preferí ser siempre un potro desbocado.
Ser un demonio de la noche, ángel caído en un mundo que está apagado.
Nunca fui la mejor de las personas, en mi pecho sobra espacio para mi corazón.
La bondad no llamó por mi puerta nunca, y si alguna vez se insinuó,
corrió para no ser atropellada.
Nunca fui el bueno, nunca rescaté princesas, no fui el héroe de ningún cuento,
y decidí con el tiempo, que quizás esa era uno de mis defectos, decidí cambiarlo.

Nunca fui bonito de ver, ni agraciado al tacto.
Siempre fui ese patito feo al que nadie se atrevía a besar.
Pero con el paso del tiempo cambié, y ahora definitivamente, mi rostro asusta.
Nunca fui modelo de felicidad, mi cuerpo nunca revosó hermosura,
más allá de la más burda anchura, mi cuerpo nunca fue de verdad.
Con el paso del tiempo, con la edad, me di cuenta de que nunca fui el bonito,
y decidí cambiar.

Nunca fui barato en cuanto a facilidad se refiere.
No se me dio bien jamás el venderme al primer postor, y al ser irrepetible,
me hice difícil de obtener.
Quien me quiso, siempre pagó un precio muy alto por mí, no supe serle útil,
y nunca fui una buena inversión.
Nunca me fijé un precio a la baja, nunca acepté la falsa moneda como moneda de cambio,
nunca dejé que la Bolsa o una veleta marcaran mi precio.
Nunca fui el barato, quizá por eso nadie se atrevió a mirarme en el stan,
quizá por eso nadie se atreve a comprarme, quizá por eso hace tiempo que no pruebo las mieles de una nueva dueña.

Espero hayan disfrutado de un breve pasaje por mi bazar,
carta de autoreflexión y remordimientos, que me indican que debo cambiar para de nuevo ser vendido.
La relación calidad precio sigue estando a la baja, no soy lo bueno que todos esperaban, no tengo pensado ser bonito nunca, y en cuanto al coste...

No hay comentarios:

Publicar un comentario