¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

30 abr. 2010

De luto vestido.

Palabras burdas certifican su niñez,
fingiendo ser persona, sin nada que ser quedaste.
Creyendo, cayendo en la tierra del olvido,
tu solemne farsa, de su peso caerá.

Chocando contra el estrepitoso suelo del cariño,
cautivos en ti; mis besos, no vivirán.
Ahogados por las manillas de tu tiempo,
que sí, que no, que tal vez quizás.

Y ante la duda sufro; te extraño,
remando sobre algodón tu recuerdo,
impregnado en mi piel tu olor.

Y remando contracorriente el daño,
que ante mí se revuelve, de luto vestido,
y en duelo tu suspiro, doliéndome tu amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario