¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

20 abr. 2010

Con el humo de un suspiro.

Con el humo de un suspiro,
en tiempos de guerra robado.
Quizás encerrado en su piel,
loco sin razón por su querer.

Mestizo de luz y sombra el viento,
recorre tu adentro, como el vil lamento.
Queriendo volar; salto.
Sin querer caer, reviento.

Y busco esa poesía,
la rima preferida por tu ser.
Saliendo el Sol cada día,
arrojando luz a mi querer.

Encontrando algo que hacer en esperar,
cansadas de remar tus manos,
motivadas por no verme más,
con el humo de tu suspiro... no quiero más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario