¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

20 abr. 2010

No te olvidé.

No olvidé cada momento a tu lado.
No, no lo hice.
Por olvidar, quedó atrás el tiempo sin respuestas,
alrededor de aquel café.

La calle que cruzamos de la mano,
el banco en el que te encontré.
No olvidé el primer beso,
en el parque del saber.

No lo olvido, no te olvido.
Todos los momentos que pasamos,
el niño aquel que fui,
o nuestro tacto en la piel.

Mi boli en tu mano, escribiendo
aquello que leí.
En tu portal anclados,
no olvido lo que para ti fui.

No nos olvidamos, no se olvida a quien se quiere.
Tus huellas impregnadas en mi piel,
tus manos en mi pelo también,
las mías en tu espalda, tu amor...
no lo olvidaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario