¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

27 abr. 2010

Creyendo tenerte.

Se me clavan tus miradas en la espalda,
y en tus ojos los punzantes vidrios se derriten.
Creyendo tenerte corro, me alejo,
te echo de mi lado y lloro.

Quemas lo que tocas cuando en mi piensas,
cuando en ti pienso, quema el aire mi boca,
reseca mi garganta, de gritarte que te gires,
para verme de frente y yo observarte.

Me pierdo entre suspiros mirando el reloj si no llegas,
y si llego primero, me pierde la espera,
contando los minutos que me quedan, hasta volver a dormir.
Perderme en tu pecho, en tus suspiros...

Darle mi aire a tu miedo, que sólo llega cuando te vas,
y nos alejamos, y no nos vemos...
y queriendote muero sin tu aroma, me embriaga tu ser cuando estás,
y queriendo serte fiel me abstengo de mirar si quiera,
no vaya a ser, que llegue a ver que te vas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario