¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

4 abr. 2010

Siete.

Siete veces rompí a llorar.
Siete los sueños que quise cumplir,
siete lágrimas que no verás derramar,
siete amores ingenuos por ti.

Siete las veces que me rechazaste,
siete las veces que me levanté.
Siete los infiernos si no te tengo,
siete mares fluyendo de amor repletos.

Con siete nombres me conocen,
en siete sitios me recordarán,
siete las estrellas que te regalé,
siete Lunas por ti bajé.

¡Ay pequeña mía!
Siete son los besos que me dio tiempo a darte,
siete las veces que a solas nos encontramos,
y siete son las veces que te quise querer.

Como siete los destinos, siete cachos del pastel,
siete es divino, siete es el ser.
Siete es el vino, siete mi querer.
Siete mi destino, tú, siete también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario