¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

9 abr. 2010

Morir tras de ti...

Dejo la puerta abierta tras de ti,
cierra cuando marches,
pasando por el arco,
que una vez nos vio besar.

Mantén la mirada firme,
no desvíes tu camino.
Desamparado en mi sillón,
con una copa, al fuego esperando.

Se presentó sin llamar a mi puerta,
tu pelo, al aire, se fue,
llegó soledad, y tiernamente,
la abracé cuando entró en mi ser.

Coge lo que quieras de mi casa,
y deja la puerta cerrada tras de ti,
que no quiero que entre la corriente,
no quiero a la muchedumbre aquí.

Clavando puñales de amor,
a mi triste alma carmesí.
Y morir creyendo que no te has ido,
aún apenado, morir sin ti...

No hay comentarios:

Publicar un comentario