¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

13 sept. 2011

Poema a dos voces con Javi López.

Aquí os dejo la primera colaboración poética entre Javi y yo.
Espero que os guste, y no revelaré de quien es cada parte, a ver si sois capaces de ver la diferencia de estilos xD

Vienes, vas, y cada sentir remueves.
No eres brisa que barre el desierto, ni ola que recaló en mi corazón, tu playa.
No eres flor marchita entre la escarcha del invierno, ni eres el tallo tierno de una rosa.
Vienes como aparece la ilusión, vas con cada nuevo encontronazo con mi alma
y cada sentir remueves, descolocas cada pensamiento, reorganizas a tu gusto…
vas y vienes renovando el cautiverio, embelleciendo el disgusto de no tenerte…

Pero da igual, me es indiferente cuanto dolor me cause tu presencia.
Es ella, es presencia misma quien acaricia mi rostro, para devolverme la sonrisa.
Una sonrisa eterna que se desvanece con tu marcha, con ese paso arrítmico,
que de verse a cámara lenta supone mi más errante agonía.
Y es que cual condenado que camina su milla, mi alrededor no es verde,
es vacío, es eternidad, es dolor, es tristeza...
Y es que niña, río por no llorar, lloro por no reír a tu lado.

Soy un orgulloso condenado, arraigado a la miseria que supone contemplarte.
Inspirarse con cada nuevo paso que damos sin tocarnos, serte fiel sin estar a tu lado,
sentirte cerca cuando todo se ha marchado y, arrinconado en cualquier esquina de esta esfera, sentir como el viento de nuevo viene de cara, desde tu ventana, desde tu interior..
Sentirme feliz y triste mirando la misma foto, y quemar las letras que te dediqué distante.
Y a cada instante, sumergirme en el caos que supone tu palabra,
aún jugando con mi ser, aún huyendo con mi alma, aún siendo deshojada margarita que sus pétalos renueva con cada sonata.
Mírame a la cara y dime, ¿sirvió de algo tanto empeño?
Y mi frustración quebrada por una nueva sonrisa que te leo…

Es el amor en la distancia, el amor en el silencio.
Su risa mi fragancia y revivo con cada mirar que con ella cruzo.
No busco consideración, tu tortura no me daña,
y cada mañana renacer dándote gracias:
por dejar mecer mi sueño entre tus sábanas blancas.
Y queriéndote desde la distancia, mi dolor enmudezco...

Javier López Gismeros feat. Fernando Cañete Lozano

No hay comentarios:

Publicar un comentario