¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

6 sept. 2011

Mi cordura.

Ver, venir y querer llegar; vivir al borde del abismo,
ser yo mismo, tumbar al gigante, ser infinito.
Sentir, portar y recrear batallas; vientos de levante
que se llevan las tiendas de campaña, donde dormitamos…
y absurdo todo.

Volver, retener el tiempo entre mis manos;
ser el Dios que tumba lo infrahumano.
Dolor que duele, mar que espera,
eterna brisa que entre llantos de sospecha llega.
Y mirar abajo, sentir el vacío sobre mis pies.
Querer caer, sentir perderte y morir al verte.

¿Cómo explicar que no puedo fallar ahora?
Soy cómplice de tu duda, confesor de tu desdicha,
loca idea cromada sobre tu cabeza encallada.
Pero, ¿Dónde está aquello que tuvimos?
Cielos infinitos que se teñían de añil,
miradas al precipicio que suponían días sin ti,
y ver tu espalda sobre mi cama, y un suspiro de ternura escapa…

¡Que se escapa, que se va! Gritaban mis cadenas,
y los grilletes dolían cuanto más se retorcían.
¿Dónde está, dónde se fue? Y mirando al horizonte distingo tu pose y…
Su caminar se va, tu mirar se fue, las miradas en frascos de vidrio quedaron.
Tan transparente como enferma es mi mente; que cree tenerte sin saber que marchaste.
¿Y dónde quedaste, hasta dónde fuiste?
Y un suspiro de socorro escapa mis mejillas.

Espera, distingo una sonrisa entre tus labios.
Dime que vuelves y te diré lo que ha pasado por mi mente.
Y este presente tan curvado que como una hoz acaba en filo…
me enseña los colmillos queriendo romper mis dientes.
Valiente, vuelve, que aún tenemos que luchar.
Y de nuevo miro al abismo por el que solía caminar,
miro hacia abajo, y veo que allí tú estás…


Y de nuevo vuelvo a mi infierno, por el que tantas veces deambulo.
Anduve entretenido buscando mi personalidad, y la verdad,
busqué mi realidad entre ataúdes somnolientos.
De nuevo me dije; mira como miento; prometí no recaer y contra el suelo reviento.
Mírame, muérdeme, soy real como lo ves…aunque no estés aquí para verlo;
mi cordura, siento que la pierdo.

2 comentarios:

  1. promete no recaer al suelo, no hacer lo mismo de nuevo, que esto es muy duro, como el destino de..

    ResponderEliminar
  2. Muy buena esta parte:

    busqué mi realidad entre ataúdes somnolientos

    ResponderEliminar