¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

30 jul. 2011

Juguemos.

No me hizo falta ser Copérnico para llegar a aquella conclusión,
estabamos enredados en algo tan esférico como infinito.
Prevenir las pistas se hizo más duro que buscar la siguiente.
Intentar evitar una lluvia de golpes certeros hacia una misma sinrazón.
Intentemos olvidar todo lo que ocurrió.

Tengo colgado de mi cuello un cartel que exige clemencia.
Y de mi conciencia, salen palabras que claman compasión.
Mil pasos hacia delante y retroceder de un solo golpe,
si lloro esta noche es por que así lo quiso tu crueldad.

Sólo comprendo mi locura dentro de esta realidad.
Las luces se van apagando, y voy viendo como se enciende el malestar.
No te vayas tan lejos, que no puedo protegerte.
No te vayas así, déjame verte, si no, no sabré como dolerte.

Tú la llevabas, yo salí corriendo. Tus fotos me rodearon en mi cuarto de estar.
No sé quien es mi rival, no tengo claro donde marco, si quiera si debo marcar.
Me levanto entre tanto, sentado en mi sofá viéndolas venir.
No sé si me engaño o se me olvidó de verdad el sonreir.

Juguemos a fomentar la realidad, que el mundo se entere de cual es su papel.
Que caye y se estremezca con cada nuevo verso,
que cada batalla se convierta en una leyenda más.
Juguemos a romper con todo, y a desmentir la realidad.
Por vivir anclados en un mismo sentimiento, en su ilógica inmensidad.

Miremos a los ojos del dolor una vez más, que mire como reímos a carcajadas.
Hagamos de este campo de batalla, un huerto donde plantar cicatrices.
Mírame a la cara, te miraré a los ojos, y hagacharé la vista al suelo,
buscando mi dignidad.
Yo seré el que mantenga las mangas en esta noche,
tú tan sólo juega bien tu as, no me dejes con cara de poker otra vez.

Hemos sido los forofos que alimentaron con sus gritos nuestra voluntad,
de dañar hasta al alma con cada nueva tempestad,
creada a partir de ráfagas de malestar acumulado.
Juguemos a ganar, dejemos al amor inmaculado.
Volvamos a luchar, dejemos a la realidad de lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario